El concreto dejó de ser ese material frio, pesado, rústico y limitado con el que el hombre transformó para siempre su entorno y hoy aparece cada vez más como el material que conserva sus ventajas y cualidades milenarias pero que día a día evoluciona para darle nuevas alternativas a arquitectos y diseñadores con las que se pone a prueba la capacidad creadora de nuestro ingenio.

Todo esto no tiene otra explicación que la combinación y sumatoria de las especialidades que intervienen en el proceso de creación y desarrollo de productos y proyectos en cualquier latitud y sector de la economía, pues como algunos se han atrevido a decir, el concreto es, después del agua, el material que más ha consumido la humanidad a lo largo de la historia.

Gracias al concreto hemos llegado a retar o controlar la naturaleza. Encontramos este material en las grandes represas donde almacenamos el agua, en los túneles que conectan continentes y culturas, en estructuras que soportan nuestras viviendas o lugar de trabajo, en fin, este es el material que todos conocemos, pero que no todos dimensionamos el alcance y trascendencia que tiene en nuestras vidas.

Desde hace unos pocos años, por primera vez las ciudades albergan el mayor número de habitantes que han encontrado en las grandes urbes la mejor o única alternativa para sobrevivir y hacer parte de la dinámica económica que se trasladó del campo a estas concentraciones de personas, edificios y vehículos, por lo que a diario se hace necesario repensar la forma como planeamos e interactuamos con nuestras ciudades.

En ese sentido hay algo que nos pertenece, que nos identifica y nos determina como comunidad, un indicador del nivel de compromiso y respeto que tenemos por lo colectivo, EL ESPACIO PÚBLICO, el espacio de todos y para todos. Allí se encuentra el mobiliario urbano, elementos que complementan y hacen viable el disfrute y aprovechamiento de estos espacios. Como los hemos denominado en KONKRETUS, “revitalizadores urbanos”, pues son en gran parte los que determinan el nivel de éxito de estos espacios, medido a partir de la capacidad que tienen para convocar, albergar y agradar a quien los visitan para llenarlos de actividad, personas y vida; para generar interés por cuidarlos entre sus visitantes.

Si las personas usaran y permanecieran más tiempo en estos espacios, las ciudades serían más seguras, permitirían ser más incluyentes entre muchos otros beneficios. Estos pasan de ser simples espacios para convertirse en lugares con historia y con memoria. En ellos jugamos, comemos, nos divertimos y ejercitamos, pero lo mejor es que nos identificamos y reencontramos. Invertir en ellos para intervenirlos, puede traer los mayores retornos en términos de vida en comunidad, salud y bienestar, aparte de generar actividad económica y valorización de la propiedad privada en sus alrededores, como lo dice el experto en estos temas, Kirt Martin.

Mucho se ha estudiado y explorado desde el diseño de estos elementos en procura de que cada día sean más resistentes, durables y seguros, para que sin importar si se es niño, adulto o anciano, todo ciudadano pueda usarlo de acuerdo a su necesidad particular. Atributos como los citados anteriormente, sumados a la intensidad de mantenimiento, la vulnerabilidad al vandalismo, el confort que proporcionan al usuario por nombrar los que corresponden a la funcionalidad y pasando a los estrictamente estéticos como la forma, la textura y el color, han hecho de estos elementos materia de discusión para clasificarlos y estandarizarlos como aptos o no para hacer parte integral de los equipamientos que la ciudad proporciona a sus habitantes.

El concreto entonces cobra relevancia en este campo por sus características físico químicas que lo hacen ser la materia prima principal e idónea sin la que sería muy difícil imaginar nuestros parques y su mobiliario (bancas, jardineras, papeleras, bolardos, alcorques, entre muchos otros).

Han pasado muchos años y muchos adelantos en la composición de este material, para lograr lo que hoy nos es posible fabricar. Nada de esto sería hoy alcanzable sin la curiosidad, creatividad e ingenio de quienes diseñan y calculan con este material.

El DISEÑO y la TECNOLOGÍA son la única explicación que encuentro para justificar la evolución y avance que hoy tenemos disponible en el mercado con el material. Mayores resistencias con mejores acabados superficiales, menores pesos y una infinidad de formas y texturas que han revertido para siempre las limitantes de los inicios del material en la mejor alternativa que encontramos los arquitectos y diseñadores a la hora de diseñar lo que antes hubiera parecido una utopía.

Existen referentes de mobiliario en concreto que muestran lo versátil y camaleónico que puede llegar a ser este material, mesas con superficies ultra delgadas con altísimos desempeños estructurales, bancas con voladizos que hasta en otros materiales idóneos para estas funciones impresionarían a quienes las usan, acabados impermeables, lavables, resistentes a cualquier tipo de ataque químico, texturas y colores que consiguen apariencias y acabados inviables hasta hace muy poco.

Por fortuna miles de científicos en laboratorios y personas del común seguirán investigando la composición y las posibilidades de esta piedra liquida capaz de adquirir formas que solo caben en la mente de quienes no se conformaron con verlo gris y macizo en forma de columna, viga o losa, y hoy lo aplican en productos de uso cotidiano para el uso y aprovechamiento de todos nosotros y para el embellecimiento y revitalización de nuestras ciudades.

El concreto hoy es flexible, colorido y divertido, combina con todos los materiales, los tradicionales y los innovadores, los complementa y les da el carácter necesario con el que se pueden crear verdaderas obras de arte. En eso estamos y a eso le apostamos en KONKRETUS, porque creemos que el diseño y la tecnología en el concreto de nuestros productos permitirán atraer a los habitantes de los 1200 municipios de nuestro país a los espacios públicos, al espacio de TODOS, para reencontrarnos e identificarnos social y culturalmente, resultando en ciudades más seguras, saludables y llenas de VIDA.

Para más artículos prácticos, visita nuestro blog y deja tu opinión en los comentarios sobre tu experiencia con los Cementos Cibao. Para más información, contáctanos a través de nuestra página.